viernes, enero 09, 2009

Cha, cha, cha, cha, chaaaaaannnnnnnnnnn.

Los momentos colapsaron y las estrellas se cayeron a pedazos llenando aún más el frasco de la odiosa y asquerosa mermelada de frutillas, los peregrinos se fueron en sus carretas tiradas por una banda de pingüinos rockanroleros, los faunos escondieron sus colas entre medio de sus gónadas pestilentes con el olor a marihuana.

Los jabalíes emprendieron su vuelo en conjunto con las avestruces para ser servidos en un restaurant de esos en que sólo llegan los vehículos aéreos de los acaudalados comerciantes y empresarios en la venta de obreros que en antaño les llamaban esclavos.

El cielo azul fue teñido por una voraz plaga de cucarachas y cangrejos del trópico de cancer en conjunto con manadas de congrios colorados convertidos en ardientes caldillos y cebiche de atunes tangueros.

Los arboles incitados se dejaban mover con la sensualidad de las brisas de otoño y comienzo del invierno, mientras las vertientes cristalinas acojìan sutilmente a sus enamorados desnudos con sus bellas amantes sacadas debajo del catre y armarios.

El poeta de los ojos tristes pasaba desapercibido bajo su aspecto de pela-cables, además de borracho y así a cada ser juzgaba en su intrínseco criterio para posterior entregarle una piedra inscrita con su nuevo nombre a quienes la merecían.

En esos momentos de las olas danzantes en los rockerios del acantilado de mi ser emergía la imagen de Ella con sus amenazantes y hermosos senos al descubierto, sus cabellos mojados se dejaban acariciar por las primeras ventiscas de invierno.

Su rostro con bellos razgos y su tenue piel alborotizaban todas las neuronas y hormonas que aún quedaban ancladas en alguna parte del cerebro de él que fue mirado en menos y tachado de ignorante borracho.

Se deslizaba con el encanto y sutileza de sus pasos seductores y una mirada muy coqueta dejándose abatir por las brisas marinas que incursionaban por todas sus partes intimas hasta llegar a la ribera del corazón del maldito y Cha, cha, cha, chaaannnnnnnnnnn.................................


Ya después de haber sentido el encanto y haber vivido su miseria misma, desde el cielo bajaron 9 borrachos tomando el cuerpo de èl que sòlo quiso hacer de su vida una poesìa y se lo llevaron diciendo: "Ya basta, hasta cuando". Y el cuerpo del maldito lo depositaron en una estrella lejana y siguieron embriagàndose y hartàndose de la vida.


Para que la vida continuara hubo de ser asì, pues no podìa ser de otra forma en su màxima estupidez.

Cierzo.









3 comentarios:

maribel dijo...

y buuueno si de locura se trata !!!!!
paso a dejarte mis saludos ,me gusto muccho lo que escribis besos y hasta pronto !

Arantza G. dijo...

Bienvenido a casa...
Espero que hayas disfrutado de tus vacaciones a tope; en todos los sentidos (seguro)
La experiencia...un tanto especial, quiero entender. (Por denominarlo de alguna forma)
De todas formas...los "hados" no te permitieron seguir contemplando el paraiso.
Besos

Patricia dijo...

me gusto lo de los pinguinos...quisiera tener un grupo de pinguinos rockeros :D
Que se puede hacer contigo querido amigo, eres un amor aun en tus momentos de bajon...todo pasara, veras que al final...todo pasa!
un beso,