viernes, febrero 27, 2009

Desde mi Lento Renacer.

Al fin he podido solucionar mi cuantiosa deuda con telefónica y volver a tener internet en casa, al fin podré volver a escribir libremente desde mi dormitorio en donde me siento a mis anchas y puedo dejarme llevar por mis delirios existenciales. Lo más anhelante para mí es volver a sentir ese contacto con mis amistades del cíber espacio a quienes he ido con el tiempo empezado a sentirlas dentro de lo que proyectan a través de sus blogs.
Bueno recién hoy a las 1.06 A.M. ha vuelto el internet y ya es tarde, mañana debo trabajar como perro que soy y a medida que pueda podré visitar a mis amistades bloggeras y tratar de escribir algo nuevo e interesante para quienes gusten de mis simples letras, gracias.
Cierzo.

lunes, febrero 16, 2009

Santa Clos Tinto.

Quiero salud-ar a todos mis Socios y Amigos que me han brindado el aprecio de ellos en los momentos en que escenicamente canto de mi poesía del jolgorio, gracias, muchas gracias. También decirles que apenas pueda les enseñaré de mi cosecha Jolgorio 2009 con Santo Copete II , San Tinto, Farandulandia y Santa Clos Tinto que ahora hago muestra de él.

Santa Clos Tinto.

Santa Clos Tinto tráeme desde tus viñas un buen vino en garrafa que haya sido pisoteado por hermosas Damas con sus pies sin cayos, sin hongos, que tengan sus piernas largas y recién depiladas, produciendo el jugo de la vid que tanto me agrada y bebérmelo con mi Amada en el candor de nuestro catre que tanto rechina sobre todo cuando ella está en cuatro.

Santa Clos Tinto yo me he portado bien todo el año y me he tomado todos mis copetes sin escándalos, no he dado mucho jugo en mis carretes de fin de semana, he cancelado todas mis deudas en las botillerías y he remojado el cochayuyo cuando alguna bella Dama me ha dado la pasa'a, por eso te pido que en esta pascua me traigas un tonel de vino con ruedas para poder irme en un tour de ciudad en ciudad bien mojado por dentro, naufragando entre las plazas.

Santa Clos Tinto te suplico que me lleves contigo en tu trineo para llevarles regalos de tintos y blancos a todos esos cura'itos que en noche buena tienen sed y además están solitos debajo de los puentes o en alguna fogata solidaria, ah y también dejarles unos San Guchitos para el bajón cuando despierten en la mañana y te prometo no pasarme películas con tus renos, ya que hace tiempo no boto la pancutra y estoy a pura paja en mis noches nostálgicas.

Santa Clos Tinto quisiera pedirte por la paz en el mundo y que la clase obrera no sea tan mal mirada y que esos rufianes, déspotas, ególatras y arrogantes que están en el poder cambien su parecer ante la vida siendo más fraternos para yo poder mostrarme con libertad, esto te pido en mi simple mirada y que todas las noches del año sean noches buenas sin ese tinte comercial que le aplica el sistema de quienes nos cagan.

Santa Clos Tinto dejaré colgados en la chimenea mis mejores calcetas bien cosidas, sin papas para que me dejes mi ansioso regalito que te pido: Una muñeca inflable con hermosos senos, piernas largas y por supuesto una boca ancha, además hartos parches curitas o telas adhesivas por que va a quedar muy rompida y pinchada.

Salute y no curate Santa Clos Tinto.

Cierzo.

lunes, febrero 09, 2009

El Cordero.


El lobo en su instinto bajó de la colina y se entrometió en el rebaño poniéndose la piel de cordero, quiso saber lo que es vivir como cordero pasando desapercibido entre ellos y en su humildad recibió el menosprecio sintiendo lo arrogantes, petulantes, vanidosos y estupidos que pueden llegar a ser los corderos.

Así fue como el lobo recorrió los caminos del rebaño alimentándose de la hierba en la tundra y pasó el invierno zambullendo su hocico en el frio hielo para calmar su apetito, ya que nunca quiso hacer daño a los borregos y corderos, es más él sentía misericordia por ellos.

En las noches de luna llena el lobo en secreto volvía a lo alto de su colina para aullar su triste agonía de vivir la soledad de su existencia, aullaba y aullaba con desolador dolor su incomprensión y tener que buscar entre el rebaño de corderos algo de misera compañía.

Así pasaron los años dándose cuenta de la tristeza que significa tener vida anhelando una compañera, pasó otoños, inviernos, primaveras y veranos siempre observando a la vida entre corderos buscando la simpleza y viviendo en toda su plenitud la humildad de su existencia.

Una noche de luna llena mientras llevaba su rito de reclamarle a la luna, se escuchó en la lejanía a quien le respondía en sus aullidos, encontrándose con una manada de lobos a los cuales se presentó en toda su humilde costumbre, pero no se dio cuenta que llevaba la piel y el olor a cordero.

Allá en lo alto de aquella colina quedaron los restos mortales del lobo que quiso ser cordero en busca de algo de compañía, la manada de su misma especie lo mató y se alimentó de él, pues tenía el aspecto de cordero a parte que él habitaba en completa soledad en aquella colina.

En las noches de luna llena aún se escuchan los aullidos de aquel lobo con piel de cordero y quienes saben su historia dicen: Mira, escucha el desgarro del lobo cordero que fue humilde y fraterno, pero la vida fue miserable e ironica al darle compañía.

Esta es la historia del lobo cordero que en verdad no fue lobo, ni cordero y mientras moría siendo su cuerpo desgarrado y tragado por las quijadas de los otros lobos, sólo lagrimas emitía con sus ojos clavados en la luna y estrellas entendiendo que sólo fue extranjero en esta tierra de la cual fue prisionero y victima.
Cierzo.