viernes, julio 10, 2009

Navegando tras la Vida


La vida no me ha dado, mas siempre me ha quitado, ha quitado a mis seres Amados que descansan bajo tierra y con los que me quedan habitamos en nuestra atmósfera fraterna adaptándonos y congeniando nuestras diferencias.

La vida es una burbuja del éter de la inconsciencia la cual nos ezklabisa con todas esas imágenes que nos proyecta, los momentos felices son efímeros y los perjudiciales son decisivos en nuestros tormentos de cada vivencia.

Los momentos felices efímeros son, siempre esperando a estar mejor en lo que nos da más complacencia, los momentos perjudiciales son un tormento haciéndonos sentir la ignorancia que tenemos frente a la vida.

Ignorancia frente a la vida, ese es nuestro gran problema que muchos no le dan importancia y los pocos que sí le dan importancia esperan tranquilamente haciendo su propio nudo para su horca en el crujir de hojas secas.

Lo mejor de la vida me ha sido observar la inocencia y ternura de los Niños que juegan sin malos pensamientos en conjunto de los animalitos que son sus mejores compañeros en sus diferentes travesuras y osadías.

También he visto imágenes maravillosas como un amanecer en otoño con los
tímidos rayos solares reflectándose en el caer de las amarillentas hojas y el trinar de las aves en su majestuoso coro produciendo una nítida sinfonía.

He visto y sentido cuerpos ansiosos de Mujeres hermosas con las cuales hemos volado en el halo de las alas de coloríentas mariposas que han sido nuestra mejor dicha, empero ellas se han ido en busca de un mejor destino con su derecho y opción de vida.

La vida es ambigua y tramposa llevándonos por sus diferentes laberintos en tinieblas para producir sus más preciados retratos de Soledad y Tristeza, en los cuales se enorgullece siendo ella la protagonista de tan tétrica obra.

Los senderos de la vida son promiscuos a la hora de asaltar nuestros sentires y emociones para establecer sus reglas y caprichosas situaciones que nos llevan hacia nuestra propia agonía cavilando entre miserias y más miserias.

Vagando solitario voy tras la vida dentro de mi bote, siendo los remos mis simples letras, navego y navego con todas mis fuerzas y esperanzas, muchas veces naufrago entre la ciénaga de mi inexperiencia y botella, pero pronto salgo a flote esperando alcanzar aquel horizonte que nunca llega.
Cierzo



4 comentarios:

Adrianina dijo...

Pudiste plasmar de manera muy visual y poética esta maravilla que es la vida; a veces nos encanta y otras no tanto...

Te dejo un beso grande.:-)

Mayte dijo...

En tus palabras se enreda la vida en todos sus matices.

Un abrazo siempre mi querido Huayat...con cariño y buen fin de semana!!

myself dijo...

Lo importante es que salgas siempre a flote amigo mío.
Un beso.

Bohemia dijo...

Remar, avanzar, aprender, evolucionar...

Es hermosísima la imagen que elegiste para ilustrar el texto.

bss