martes, julio 07, 2009

Sant y Azko


Bueno ahora estoy en un proceso de limpieza en cuanto a antiguos hábitos, ya no me apetece salir a jaranear como antes, es más los fines de semana prefiero acostarme temprano, pero debo salir aunque sea una noche, ya que soy animal de costumbre y debo distraerme para no convertirme en un ermitaño o asceta. En fin hace dos semanas que no salía de mi cubil ni siquiera a comprar una cerveza a la botillería, pero ese día debía salir, pues me había llegado una invitación a exponer de mi trabajo literario en Radio La Manini. Todo bien fue, sólo con algunos percances debido a unos socios que se tomaron unos tragos de más. Yo hice lo mío de estar con amistades y después devolverme solitario a casa como es mi costumbre, ya que no poseo la compañía femenina con la cual compartir estos espacios, es más ni siquiera mi cama en conjunto de mi soledad. Pero ese no es el cuento que pretendo compartir. Ya después de haber dejado el espacio poético, me dirigí hacia mi cubil con la idea de descansar en mi sepulcro abismal. Bajé del microbús y a pie me dirigí con rumbo hacia la caverna que comparto con mi Madre y Hermano menor, cuando voy pasando por una calle y noto que un grupo de más menos siete mujeres jóvenes, muy jóvenes no más de 14 años, estaban golpeando a una vecina de mi sector en donde vivo y sin pensarlo me entrometí para evitar que le siguieran dando aquella paliza y sin tener previa defensa caí entre sus garras inconsciente. Producto de ello Desperté en una posta de primeros auxilios y después fui transportado hasta un hospital de traumatología con heridas corto punzantes en mis costillas y pierna derecha. Por suerte en las costillas no pudo entrar la daga con la cual me atacaron estas péndejas del infierno, ya que hubiesen perforado mi pulmón izquierdo. La herida en mi pierna es la más seria debido a que con su daga me cortaron el nervio peroneo y por lo conversado con el médico que me atendió, me dijo que es muy difícil recuperar este nervio y que lo más probable es que quedé cojo de mi pierna derecha, cosa que no quisiera que me ocurra. Ya después me despacharon del hospital de traumatología y tuve que llegar a mi hogar por mis propios medios, ya que no me facilitaron ambulancia para trasladarme y más aún tuve que volver al hospital el día lunes para ver una vacante de cama, pues deben operarme del nervio y que debo esperar hasta cuando se produzca dicha vacante.
Bueno a lo que quiero apuntar que en este Santiago, capital de Chile y que yo como Anarquista le llamo Sant y Azko por que es una asquerosidad en cuanto a seguridad médica, seguridad ciudadana y educación, pues si tienes una mejor atención es debido a lo que puedes pagar y amistades en los lugares públicos. Muchas veces los pacientes mueren esperando atención médica pública oportuna y eso lo digo con toda mi verdad, ya que muchas veces tuve que salir a entregar citaciones médicas y fueron muchas veces en las cuales al entregar la citación, la gente me comunicaba o decía: "Ya es tarde, el enfermo murió esperando atención médica o para tomarse los exámenes de salud".
Créanme que es cierto, yo entregaba las citaciones y muchas veces con dolor tuve que saber y darme cuenta de esta mierda de sociedad en la cual nos tienen sometidos estos políticos retutatutetas. Ahora yo estoy esperando a que me llamen por teléfono para que me practiquen una cirugía reconstructiva del nervio peroneo, cuando ocurra el llamado no sé, lo que sí sé es que este sistema legislativo y político es una porquería. La riqueza de este país es el cobre, pues debieran distribuir mejor esta ganancia y no llenarse los bolsillos como lo hacen estos desgraciados políticos legislando a favor de las transnacionales y los traficantes de drogas.
No queriendo alargar el tema, ya que hablar del tráfico de influencias en la cual se someten estos políticos para tener un mejor vivir para ellos, es un tema complejo y gran espectro, en otro momento quizá lo haga. Me despido con la impotencia de vivir en un sistema social y económico en base al beneficio que pueden sacar del prójimo y que a los más pobres nos aplasta con todo el rigor de sus leyes en favor de la burguesía. En cuanto a las Péndejas que me agredieron no creo que yo vaya a tomar represalias contra ellas, pues yo soy un adulto y no se vería bien que yo las atacase y denunciarlas a la policía para qué, sí en poco tiempo saldrán libres, así es la ley acá en esta caga'a de patria que llaman chile.
Cierzo

4 comentarios:

Leo paredes dijo...

Chucha, que mal!

Puta todo el ánimo pa que no tengas mayores problemas.

A ver si nos juntamos un día acompartir rock y poesía.

Aguante Huayat!

nOcTuRnA mOrGaNa dijo...

Grrr, cuán molesto resulta leer sobre injusticias...

Lamento lo que te sucedió y espero te recuperes del todo.



Un abrazo.

myself dijo...

Me he quedado sin palabras!!!
Espero que estés mejor, querido amigo y si algo va mal te vienes que aquí me tienes.
Besos.

Mayte dijo...

Espero que todo vaya mejorando a veces los tiempos son muy revueltos Huayat...muy buena vibra desde acá con cariño.

Un biko!