sábado, octubre 31, 2009

Verdad y Lealtad


Allí estaba el estúpido con su coraje rebelándose ante la gran serpiente que llaman vida, la serpiente portaba gruesos y afilados colmillos para desgarrar y engullir la carne de su nuevo probable occiso, pero el estúpido repelía los ataques de la furiosa serpiente escribiendo con su propia sangre unas sinceras y últimas letras, letras que muy, muy, muy pocos entenderían. Ya cansado y agobiado producto de sus vivencias, el estúpido se dejó tragar, pero en sus venas llevaba un virus poema para aniquilar desde dentro, desde los órganos de la serpiente y así hacer florecer la "Verdad", el porque tenemos vida. La estruendosa y aniquiladora serpiente no pudo contener el sincero poema entre sus vísceras y lo regurgitó no pudiendo entender el porque así el estúpido actuaba en su total rebeldía. Ya después el acto primero del teatro mágico terminó y bajaron el telón para seguir con el secundario y ahí los Dioses se dieron cuenta que el estúpido había renunciado al maravilloso hecho de sentirse con vida. En silencio sacaron del teatro mágico aquel cuerpo inerte y lo arrojaron a un callejón sin salida, diciendo no sirves para nada y quédate en la basura, pues hay muchos que quisieran tener tu rol en nuestra gran comedia.
Allí quedó el cuerpo del estúpido que no quiso ser parte de la obra teatral, pues prefirió ser inocuo, antes que ser parte de lo que los Dioses otorgaban a la híbrida especie Humana y así se marchó portando entre sus brazos y soportando el peso de la "Verdad", pues en sus venas "Lealtad" corría.
Cierzo

domingo, octubre 25, 2009

kamac te y yo creua ni alsi ouweita shi cen o brey


Sí es verdad ya llevo muchos siglos enclaustrado en la tierra de este estúpido monasterio y debo romper mis cadenas que me atan a la vida para conseguir un fabuloso cuerpo femenino, pues estoy muy sediento, sediento por penetrar un tierno cuerpo y a la vez que mi tan adorada compañera se alimente de mis espasmos, sintiendo aquellos singulares escalofríos.

No sé cuánto tiempo más soportaré este cruel encierro que me tiene desolado en esta cripta que me hace sentir los más crueles inviernos, sólo quiero desalojar y manchar la nieve con el sudor de mi cuerpo para llegar con Ella hasta la cima de la encrucijada del tiempo, sin querer hacer daño a los seres que merecen nuestro entendimiento y acá estoy esperando a la Mujer que liberará mi secreto.

Todas las noches escucho los gemidos de las parejas que se deleitan queriendo sentirse plenos con sus
eróticos juegos de mortales tratando ser lo que no entienden, pero yo estoy tranquilo, pues ya llegará mi momento en el cual sentirán lo que recorre por entre mis venas, siendo yo un misero Gusano, una larva ante su poco entendimiento y la verdad siempre he querido pasar desapercibido.

Y acá estoy en mi telaraña dando vueltas y vueltas, queriendo escapar a mi destino, pero tengo que liberar mi instinto y aprender a ser uno más de Uds., pues mi intención no es ser malo, mas dicen por allí que no soy entendido y además un rebelde con fuerzas para inclusive volar mis sesos, diciendo hasta cuándo, y que esto termine de una vez en un futuro incierto.

Ya después vuelvo a mi sepulcro y sigo en mi cruel encarcelamiento y sólo puedo comentarles: No me hagan caso, sólo y como siempre he sido un estúpido, un estúpido que quiere terminar de una vez, sin pretender ser más y no queriendo ser más que lo soy, soy un humilde ser que quiere compartir lo mejor de mí para destruir lo que es incorrecto.
Cierzo

viernes, octubre 23, 2009

¿Eres la Mujer de mis Sueños?


Tararán,taraán,taraarán, taránnnnnnn estoy en la cúspide del sueño y contigo concretar, me llevas por los senderos de tu sui generis, en donde los arroyos cantan una sola canción que hace eco en tus cabellos y tu esplendorosa naturalidad, naturalidad, contigo todo es natural, sobretodo el hecho de volaaaar y contigo recorrer las copas de arboles cargados de ansiedad, contigo todo es sensacional.

Sensacional contigo es estar, sintiendo tu nítido mirar y tus halos de Mujer embriagante tomándome y me llevas a volar por los precipicios ocultos de tu tan singular estrechez en donde absorbes toda mi calidez y revolucionas todo mi interés de vivir, vivir, viviiir en tus movimientos jadeantes que desembocan e irisan toda mi piel provocando mi estabilidad de tomarte para juntos estallar.

Estallar dentro de ti, dentro de tu humedad, dentro de tu cavidad sensual, para luego juntos otros planetas explorar, eres, eres grandiosa para mí y sólo quiero decirte cuanto bien me haces, cuan sublime eres tú para mí y que de ti no me quiero separar, no me quiero separar de tus senos, piernas, brazos y tu jadeante pelvis que me disloca produciendo mi virilidad, eres para mí, para mí y nadie más.

Para mí eres mi todo y nada a la vez, eres la Mujer de mis sueños que en la obscuridad de mi habitación me viene a visitar, eres la Mujer por la que tanto he esperado y gastado mi vida esperándote y sólo contigo quiero estar.
Cierzo

miércoles, octubre 21, 2009

Flor de Cactus


Estaba en la cumbre de mi claridad bajo la sombra de un cactus próximo a florecer, yo observaba fijo el momento justo en que abriría sus pétalos sedosos para comunicarse conmigo y me contaría una maravillosa historia de amor, mas en silencio, sin movimientos esperé y cuando el cactus empezó a mostrarse ante mí, una juguetona nube llegó hasta mi lado diciéndome: Tú no debes estar aquí, vuelve a bajar la colina y comunícate con los demás, que allá abajo alguien te espera con ansiedad.

Llevé mis manos por mi cuello y barbas tratando de entender para después bajar por lo escarbado que fue el camino al ascender y mientras bajaba con adrenalina pura, sentí los vientos arremolinados que circundan el precipicio del existir y los fuertes vientos me hacían más vivo percibir e inclusive me invitaban a volar entre sus cabellos y brazos de brisas y ventiscas que humedecían mi euforia por luego bajar.

Ya estando abajo, en la planicie, lo primero que hice fue acercarme a un riachuelo cristalino en bondad, me observé como en un espejo en la claridad del agua y pude observar mi rostro añejado por mi estupidez. El riachuelo me preguntó: ¿Qué necesitas para ser feliz?. Y yo no quise responder, ya después escribí un pequeño poema en una corteza de árbol y cuando lo terminé, el mágico riachuelo me lo quitó diciéndome: Ven síguelo a través de mi armonioso caudal.

Desde ese entonces que sigo este sensacional caudal, buscándote entre calles y en donde yo pueda habitar, pues la nube juguetona me dijo que algún día te encontraré y que tú me esperas con ansiedad, para juntos ascender por la cumbre en claridad y que la flor del cactus nos cuente nuestra singular historia de amor.
Cierzo

lunes, octubre 19, 2009

Bella Ilusión



Sabes cuánto te amamos con tu Mami, sabes que cada vez que despierto en la mañana antes de irme a trabajar respiro profundo observándote placidamente dormir y que ya después de un beso en tu frente y otro a tu linda Mamá, con quien te cuidaremos brindándote lo mejor y a la vez enseñándote a vivir, sí, sí después de tocar tus manitos, besarte en la frente y besar a tu Mamá, me retiro a trabajar y así que en nuestro nido no hayan necesidades para que tú crezcas fuerte en la felicidad de vivir fraternalmente lleno de bondad.

Sabes de cuan largo se me hace el día mientras trabajo, pues sólo quiero volver luego a casa para que me recibas en los brazos de tu Mamá, que es la Mujer más adorable en este mundo para mí, dichoso soy yo al poseer tanta bendición como lo son tú y mi singular Mujer . . . , que sólo quiero hacerles feliz, feliz, feliz les quiero siempre ver. Ya en la tarde cuando vuelvo a casa no hay mejor recompensa que tenerte en mis brazos guagualeando alegremente y contarte un cuento antes de dormir.

Sabes que en las noches antes de dormirme en el regazo de tu Mami, muchas veces caen silenciosas lagrimas por mis mejillas dando las gracias por toda esta felicidad de tener a tu Mami y a ti, y si muchas veces me levanto en la noche es para revisar que todo marche bien, maravilloso es observarles que duermen placenteramente siendo Uds. mis mejores emociones en sus propios matices de mi secreto jardín.

Sabes, sabes, sabes que contigo y tu Mami seré muy feliz, gracias por llenar mi alma con tu bella ilusión y quizá algún día encuentre con quien podamos entendernos y así poder llegar hasta ti, mientras tanto lo que puedo hacer es escribirte estas letras para que sepas que anhelante espero a tu Mamá y por supuesto a ti, mi más pura devoción y pueda ser que algún día leas esto que yo escribí dentro de mi anímica soledad y situación.
Cierzo

jueves, octubre 15, 2009

Un Simple Aprendiz de Asceta, La Vie (Cap. V)


Habían pasado tres meses desde que me apuñalaron en mi pierna derecha y costilla, en un examen médico que me efectuaron, el diagnóstico no era nada de bueno y agradable, pero en si, los médicos me advirtieron desde que empezaron a tratarme que yo iba a quedar con una cojera debido a lo complejo del nervio peronéo. El resultado del examen sí que me tiró para abajo aún más, pues ya le tomaba el peso a mi situación vivencial, ya que no iba a poder desenvolverme laboralmente en mi antiguo trabajo en el cual ganaba una remuneración aceptable para un soltero como yo. En construcción siempre han preferido a las personas 100% sanas, sin problemas de movilidad y salud y yo con mi notoria cojera sería muy difícil conseguir pega, a parte si alguien llegase a querer avasallarme sólo tendría que pasar a llevar mi pierna derecha para desestabilizarme, no podría corresponder en alguna trifulca de cualquier índole, privado de mi integro desarrollo corporal. Vivía un infierno existencial con las dificultades de mi cojera y además estaba el Némesis que me atormentaba en cada momento, a parte de mi sufrir en depresión y el no poder llevar mi anterior vida normal, debido a que unas mocosas de mierda me habían atacado con dagas y me dejaron en esta trágica situación para mí.
Con el tiempo me fueron cancelando las licencias médicas y logré ahorrar un dinero para adquirir un arma de fuego. La adquirí y constaba con balas para el uso que pudiese darle y en mi cabeza daba y daba vuelta la idea de mi Némesis para con esas mal nacidas y mal vivientes, pero mi análisis circunstancial siempre me hacia retroceder, ya que no tenía claro y la certeza de quienes me habían atacado y de quien me apuñaló. Sólo algunos nombres sin información completa y certera, y no podía provocar sospecha en el caso que me vengase de la infeliz que dañó mi nervio peronéo con una estocada, sólo quería a quien me apuñaló, a las otras no les daría importancia. Pero mi venganza tenía que ser bien fraguada para no caer en manos de lo que Ellos llaman justicia (caer preso). Tranquilamente fui tomando caldo de cabeza y un comportamiento de serenidad para así soportar mi situación de daño.
Siguió pasando el tiempo y las depresiones cada vez más se agudizaban e inclusive empecé a pintar cuadros en lienzos con oleos y alternativos, así iba sacando afuera imágenes que tenía secretamente guardadas en los confines de mi desolado ser, cosa de distraerme. Pero la verdad ya se me venían los años encima y cada vez me angustiaba más el hecho de dejar que pasará el tiempo. Poseía en mi historial de vida, 3 suicidios y en los 3 mi familia me salvó, el 4° suicidio debería ser drástico y que no tuviesen tiempo para que me salvasen. En todo caso nunca pretendí que me salvasen, ya que esos momentos intrínsecos de suicidio son instantes en los cuales sólo quieres desaparecer y no se trata de cobardía como muchos dicen, bueno que saben Ellos de lo que realmente es suicidarse. Mi 4° suicidio me rondaba y yo siempre encontraba alguna formula existencial para evitarlo, pero estaba latente que ese momento llegaría y que me haría desaparecer de una vez para no saber más de esto de vivir en la incertidumbre del ser.
Fue una tarde de soledad en mi habitación cuando tomé mi arma de fuego y la cargué con una bala y empecé el siniestro juego de la ruleta rusa en la complicidad de mi ser, el primer gatillazo sonó y no había bala en la recamara de la pistola y en el segundo gatillazo sólo sentí el impulso ordenado por mi cerebro de pulsar el gatillo y que mi realidad se quebraba en miles de trozos, como si se tratase de un gran espejo el cual se pulverizaba al ser golpeado cayendo sus trozos de vidrios al suelo, pues en el segundo compartimiento estaba la bala asesina que me hizo desaparecer y al momento sentí un fuerte grito diciendo: ¡¡Corten, corten!!, miren que a éste estúpido se le ocurrió suicidarse de nuevo y ahora que vamos a hacer". Dentro de lo nuevo que estaba sintiendo en las penumbras del existir, pude percatarme que se me acercó un ser diciéndome: Yo soy el director de esta obra y no puedes suicidarte, ya que eres protagonista de tu propia historia. Yo pregunté: ¿Y quién eres tú?. El respondió: Yo soy el Demiurgo, él que dirige las obras de cada uno de Uds. mortales ignorantes del existir, que fueron creados para satisfacción y entretención de nosotros, "Entes Divinos". Yo volví a consultar: ¿Y dónde está Dios?. El respondió: Dios está muy ocupado en otros niveles de conciencia y si quieres saber de él, primero debes aprender a vivir, además que él es el productor de la voragine del existir. Yo respondí: Entonces tú eres el responsable de tanta maldad en el mundo en el que habitamos nosotros los mortales. El respondió: Bueno en cierta forma soy responsable, pero la responsabilidad mayor es de cada uno de Uds. mortales con su Libre Albedrío y Destino.
En ese momento me abalancé hacia el Demiurgo con mi furia y criterio de justicia agarrándole por el cuello y apretándolo, queriendo estrangularlo por la justicia humana y todos esos horrores que hemos tenido que vivir, guerras por el poder y hambruna en el mundo. En ese momento se largó a reír a carcajadas gritándome: ¡¡Sólo debes aprender a vivir!!, "Conócete a Ti Mismo". Y en esos momentos una variada de sensaciones transcurrieron a través de mí, para después despertar entre las sábanas de mi habitación. ¿Fue un sueño u otra vez había caído al juego vivencial al que estamos expuestos a través de esos fenómenos existenciales que llaman Deja Vu, en esta realidad nuestra?. No lo sé, pero bueno, de nuevo volví a esta compleja realidad a la cual debo aceptar y comprender, en cuanto a los suicidios, ya sé que no es la solución, la solución es: "Debes Aprender a Vivir y Conócete a Ti Mismo", y reconocer a los que están detrás, ocultos en la Sinarquía esclavizando a las masas para el beneficio y egolatría de su arcaica Pleonexia.
Ya después , me aboqué a agudizar mi pensamiento, pero bastante alejado de los demás en la Caverna de mi Soledad y a la vez sigiloso esperando el momento en el cual tendría que llevar a cabo mi protagonismo en esta Maquiavelica, Dantesca y Faustosa obra teatral que llaman Vida y así que bajase el telón de una vez para poder encontrar Paz.
Y así seguí viviendo alejado de la vida en sociedad y sin ese pensamiento de venganza y suicidio, de poco a poco fui refinando mis asperezas ante la Vida, queriendo siempre estar mejor. El arma de fuego la lancé a un río torrentoso, pues ya no quería saber más de estupideces y sólo empezar a "Aprender a Vivir, Conociéndome a Mí Mismo" .

Este capitulo se lo dedico a mi gran Amigo Raul Ocaranza y su bondadosa Familia, gracias Pescador de Puerto Viejo.
Cierzo

Ya teniendo algo más de comprensión y de raciocinio seguí . . .

domingo, octubre 11, 2009

Precipicio del Existir


A Ella le conocí en un atardecer de invierno mientras yo paseaba a orillas del mar, yo iba tranquilo caminando, algo ebrio, pero con lucidez. Habían rocas y un fuerte oleaje que al reventar en las rocas de mi existir, balbuceaban: "Tu tiempo ya pronto llegará". Seguí caminando entre mi mirar al cielo gris con nubes plomisas en su tonalidad, las gaviotas hacían de las suyas con su singular graznar. Yo caminaba descalzo en mis pies y mi cabello rebelde mojado por la brisa marina la cual sólo me quería tragar, descansé en unas rocas y volví a beber del trago amargo que fermenta mi soledad. Fue un momento circunstancial en que me provocó una sensación en la cual por primera vez a Ella le pude sentir y fue tan arrebatante que me tomó por el cuello y en el aire me levantó, mis quijadas hacia lo grísaceo del infinito me hizo observar, después a mi oído susurró cuan ventisca ligera era: "Mío, mío serás . . . , serás mío y de nadie más . . .". Ya después me liberó dejándome caer borracho entre la arena con tan exquisita sensación que aún llevo en mi ser. Al rato logré levantarme y entre la ventisca me hallé mojado y ahí recién vine a entender la majestuosidad de su delirante poder y cuan misero yo soy. Mojado, empapado tuve que lograr coordinar mis pasos y luego seguí con toda resolución hacia las olas que me llamaban, y entre olas, olas y más olas me interné en la profundidad queriendo enfrentarme ante Ella, Ella que me busca en las sombras y las penumbras de mi gallardía de caminar solitario ante la maravillosa expectación de lo que es "Vivir en Claridad". Al rato las olas me lanzaron de vuelta a la orilla marítima, turbado y desposeído de voluntad y con mi rostro en una gruesa cortina de arena, apenas podía yo observar, sentía frío y entre espasmos pude avanzar. Así iba yo con escalofríos, paso a paso, y titubeante me alejé, luego llegué a un rincón de una caverna y como pude producí calor en mi cuerpo, frotando mis manos por mis piernas, pecho y cuello, hasta cuando ya me sentí mejor y tan sólo esperé y sigo esperando enjaulado en la "Caverna de mi Soledad". Y acá estoy esperando en el "Precipicio del existir", tengo un escritorio de piedras y en las rocas escribo poemas con mi sangre para mis huellas dejar y así seguiré hasta cuando Ella venga a buscarme, pues dijo que iba volver, volvería por mí, y aunque a veces me aburro a montones, sigo esperando a aquella singular Mujer que me hizo volar y sigo esperando y no quiero salir de mi cautivadora Caverna, para enfrentarle y hacerla mía como debe ser, devolviéndome mi voluntad y así vivir en claridad.



Cierzo

viernes, octubre 09, 2009

Quizás


Ella una joven prostituta de 22 años y alto costo en seducción, además de remuneración, muy bella y bastante peculiar con su sonrisa picarona y cuerpo extra singular. Ella estudiaba biología marina y un día tuvo que prostituirse para su carrera universitaria costear y por cosas del destino a Ella le gustó su nueva condición y tan sólo al arte amatorio se dedicó.
El, un sujeto de 47 años, ya algo canoso, bastante sobrio en su vestir y forma de actuar, de piel gris y una estatura gallarda y con un profundo mirar. El ya tenía su lastre existencial y lo único que quería, era, luego terminar el ajedrez vivencial y sólo vivir sus últimos instantes con la intensidad del ser.
Ambos se encontraron juntos en el "Morrisón Bar", un bar bohemio de la península del Cro-Magnón, bebían de sus copas con lentitud, cada uno en ambos extremos del mítico bar, como si se tratase de un cuadrílatero pugilístico en que en el momento justo ambos se enfrentarían para saber algo más. Pero cada uno guardaba el espacio y conservaban el limite para no caer en la estupidez, mas Ella saboreaba su trago, quieta como toda una felina esperando para atacar y él también tranquilo se dejaba observar, inquietando a la belleza de Mujer con sus movimientos y su sutil gesticular de hombros, cabeza y cintura, como inquieto, queriendo algo provocar.
No pasaron más de 23 minutos y Ella se propone actuar, se levanta del sillín del bar con movimientos lentos y con sus manos, dedos se acomoda el cabello trigueño y su falda, se dirige hacia él y le consulta: ¿Te he visto alguna otra vez...?., El mira hacia el espejo que estaba de fondo en el bien organizado Bar y al dar vuelta su cabeza hacia Ella, contesta: No lo sé.
En ese momento la hermosa joven siente en su ser un escalofrío que recorre su esbelto cuerpo humedeciéndose intimamente con la imagen de que se trataba de esos hombres que bien a Ellas les saben tratar, tratar con suavidad y que cuando están en la infiltración entre sábanas poseyéndolas en cuatro, les agarran de sus cabellos para jalárselos con seducción y algo de brutalidad, para que todo se realice como a Ellas les gusta y de vez en cuando les dan de nalgadas, haciéndolas temblar y así sus pliegues vaginales aprieten mucho más. Ella eso sintió y fue un espasmo de segundos y ya después se restableció y pudo continuar diciéndole: ¿Me invitas una copa?. Y él contesta: porque no, bebamos y charlemos un rato, me pareces muy singular.
Entre copas y copas y más copas, ambos terminaron en la habitación de un motel, el motel se llamaba "La Caverna de mi Soledad". Tan borrachos llegaron y resueltos a reírse ante la vida, que se sintieron juntos en mutua compañía y no había cabida para preguntas, sólo se dejaban accionar por su instinto y dentro de toda estupidez que podían cometer. Se besaban, se tocaban riéndose en mutua comprensión, no desperdiciando momentos de su insólita reunión. Ya estirados a lo largo de la cama, él le abrazó, pasando su brazo por debajo de la nuca de Ella y le dio un beso en la frente diciéndole: Me haces mucho, mucho bien, gracias por estar conmigo. Ella le miró inquietante a los ojos ofertándole para que la poseyera, pues Ella quería sentirlo dentro de su exquisita y delirante estrechez, que la verdad no tenía mucha experiencia, pero necesitaba tener más que experimentar. Ella jadeante se lanza con sus labios y con suaves mordiscos rodea el cuello , las mandíbulas, los lóbulos de las orejas varoniles, queriendo incitarlo más aún, pues Ella sentía que había ganado un premio como toda felina que Ella era. Pero él con suaves caricias la alejaba diciéndole: Hoy descansemos, durmamos juntos y mañana conversamos cuando estemos mejor. Durmieron juntos y desnudos en la habitación de aquel oportunista motel, él le abrazó y logró que Ella cayera en sus brazos con sutiles caricias y besos, hasta que dormida Ella se quedó, como una nereida aferrada a los roqueríos del mar, sosteniéndose del cuerpo de él y él empezó a recordar sus experiencias pasadas y no quiso de Ella experimentar, pues Ella era más joven y con poca experiencia frente a la vida, pero queriendo sentir aún más, eso era lo que Ella quería sentir. Así fue como también él se quedó dormido, cuidando a la tan bella Mujer que entre su decadente extinción a Ella no quería contaminar.
Y al amanecer cuando despertaron . . .

domingo, octubre 04, 2009

Cuando Sueño Contigo


Mañana al despertar . . . , después de haber soñado contigo entre mágicos parajes tapizados con tu ternura, belleza y bondad, me levantaré temprano mientras duermes para retratarte en un lienzo con el fulgor de tu caprichoso cuerpo que deleita mi atenta mirada y sólo contigo estar.

Mañana cuando despiertes . . . , te serviré un sutil desayuno con bondadosas aceitunas, nueces, galletas y zumo de frescas naranjas, besaré tu frente, tus manos y en tus gráciles brazos, agradeciendo lo maravillosa y singular que eres conmigo en nuestro idílico soñar.

Mañana terminado el desayuno en la comodidad de nuestra habitación . . . , bañaré tu cuerpo en la ducha con agua tibia, secaré con mis labios cada rincón de tu lozana piel acurrucándote con mis brazos en la suavidad de nuestras sabanas agradeciendo por nuestra futura realidad.

Mañana saldremos a caminar en la playa de nuestro candor recogiendo piedrecillas, caracolas y singulares cosas para juntar nuestro pequeño tesoro, lo guardaremos en un cofre para nuestro navegar en alta mar, siendo tú, mi única Amada y con quien quiero enloquecer.

Mañana te escribiré otro poema el cual luzca mi devoción por ti y todos mis benditos amaneceres que siento cuando despierto, después de haber soñado contigo, sintiéndome amado, respetado y pleno, bajo tus fenomenales alas que adoro en su desbordante calidez.

Mañana espero despertar contigo y no seguir durmiendo solitario entre mis sabanas, pues aún no te encuentro y mucha falta le haces a mi atormentada y dislocada alma que necesita paz, pueda ser que llegue luego aquella mañana y despertar en tu esplendorosa aura con colores propios y que yo adoro en mi sencillez .

¿Quizás cuándo te encontraré . . . ?, para adorarte en la amplitud de mi devoción hacia ti, sintiendo y danzando juntos en nuestra voluntad y esperanzas de vida terrenal.

¿Cuándo, cuándo, cuándo . . .?
Cierzo