martes, diciembre 22, 2009

La Muerte del Poeta, Parte I


El poeta ya agonizante y asfixiado por los ciclos de la vida, se dirigía por las calles de Pudahuelcity a 5 sorbos de su botella de licor y un porrazo cada 3 cuadras, en cada muro que podía escribía los secretos de la vida y en alguna esquina piola escribía un bello poema el cual desalojaba a través de su esfínter o simplemente orinaba. Una vez que los residentes fueron leyendo lo que el poeta rayaba en las paredes, fueron elevando su nivel de conciencia y con esto empezaron los problemas existenciales. Estos problemas llegaron al Vaticano, para después ser despachados de inmediato a Yankeelandia, en Wea York los recibieron y los reenviaron hasta la Casa Blanca en donde el presidente de Gringolandia envío de inmediato al Penetágono la orden que zarpara toda la flota de Portaviones con sus armas de destrucción masiva. En la marina se embarcaron: Gurkas, sacerdotes Judíos, Masones, Cardenales del Vaticano, Súperman y todos los Súper Heroes, Godzila, las Tortugas Ninjas, la pequeña Lulú y el pato Donald iba cargado con una pistola lanza agua bendita para exterminar al maldito poeta que delirante desentrañaba los secretos de la vida y debido a esto la vida se auto destruiría.
Al llegar al puerto de Valparaíso desembarcaron las fuerzas de la Otan, la Onu e inclusive llegaron unos marcianos y bajaron bailando Rica Cha, Rica Cha, Rica Cha, se movilizaron por aire y tierra hasta llegar a la tierra en donde el pela cables poeta habitaba.
Ya estando las fuerzas coalición atrincheradas en la comuna en que vivía el seudo poeta, empezaron de inmediato la persecución y acorralamiento del locuaz poeta. El misero poeta se escondía en las diferentes casas de sus socios de "La Puerta del Fondo" y en casas de sus socios Anarquistas. Sin poder dar con el rastro del cúatico poeta las fuerzas internacionales hicieron un pacto secreto con los políticos locales y allí fue que salió el alcalde de Pudahuelcity para dirigir el acorralamiento y exterminio del estúpido poeta. El alcalde o sea el Jhonny Que Da Azko, el pela'o Jhonny, empezó de inmediato con sus Socioslistos y Sapos de la Municipalidad a perseguir al enigmático poeta. Decretaron toque de queda y ley seca en Pudahuelcity y los carros blindados, aviones, helicópteros hacían rugir sus motores por todas las calles y todos los satélites del mundo apuntaban hacia la tierra que habitaba el delirante poeta.
Hubo un soplón que dio la ubicación exacta del estúpido poeta a cambio de una pega (trabajo) en la alcaldía. Y ya estando acorralado en calle Serrano el seudo poeta no le quedó más que refugiarse en la bodega de la botílleria "Los Valdeses". Todas las fuerzas bélicas internacionales estaban
parapetadas con todo su armamento bélico alrededor de la botílleria. El pela'o Jhonny dio la orden de atacar y de inmediato se escuchó el fragor de cañones, bazucas y metrallas de las fuerzas de coalición anti poeta y el discreto poeta respondía con ráfagas de corchos de las botellas que se tomaba de un sorbo. El pela'o Jhonny al darse cuenta que al cúatico poeta no le hacían daño alguno dijo: tráiganme la peor de nuestras armas. Y al rato aparecieron camiones con inmensos parlantes y amplificadores. Hicieron escuchar al locuaz poeta toda la tarde las canciones de Pablo Herrera, Miryam Hernandez y de la vieja fea de la Patricia Maldonado (Uah que asco). Ya una vez chato y hartado el poeta lanza hacia fuera el frasco que contenía el "Peo de Griselda" y todos afuera decían: Oh no, no, no, no el "Pe'o de Griselda", no, noooooo. Y al caer el frasco de vidrio encima del asfalto, se quiebra dejando escapar el hedor del famoso pedo. Todos salieron huyendo horrorizados y quienes no pudieron escapar allí quedaron asfixiados y enteros de amarillos con el olor del pedo que Griselda le había dejado con tanto amor al estúpido poeta.
Al rato volvieron quienes pudieron escapar y el pela'o Jhonny se prestaba para mostrar la bandera blanca de rendición ante el ebrio poeta, cuando llegó de nuevo el mismo soplón diciendo: de la única forma que podrán matar al seudo poeta será a través del canto de una inocente Niña. El pela'o Jhonny al rato ya tenía a una inocente Niña de 7 años a la cual dijo: que en esa bodega habitaba un monstruo malo, muy malo, traga calcetines y que si Ella lograba matar a través de su dulce canto al feo monstruo, Ella estaría bendita por el tata Dios y que cuando Ella creciera se convertiría en Diputada o Senadora de la República. La inocente Niña entró a la bodega y empezó su dulce canto con el cual el estúpido poeta al escucharla se enternecía y de a poco en poco se iba secando hasta morir y quedar sin vida. Entraron los militares a la bodega y después dictaminaron la muerte del fugaz poeta brindando y brindando en vítores de guerra por el exterminio y los familiares con los más cercanos del fallecido se llevaron en silencio el cuerpo sin vida del pela cables poeta.
Fue en el cerro Huelen, mal llamado cerro Santa Lucia por los Huincas en donde en la noche velaban los restos mortales del locuaz poeta. Hicieron fogatas y formaron barricadas alrededor del cerro y se escuchaba música y poesía velando con muchas garrafas de vino, las javas de cervezas caminaban solitas subiendo el cerro. Y durante la noche llegó en frente al ataúd del loco poeta la inocente Niña y cayó en llanto diciendo: perdóname poeta, perdóname poeta, yo no sabía lo que hacia, Ellos me engañaron, por favor déjanos escuchar tu última poesía. En esos momentos el puto poeta se levanta de su ataúd y dice: si quieren escuchar mi última poesía, pues escuchen: Yo que en mis tiempos fui poeta, ahora chúpenme la corneta. Y el locuaz poeta vuelve a caer sin vida en el ataúd mientras todos quienes estaban a su alrededor se cagaban de la risa. El jolgorio esa noche fue extravagante despidiendo al estúpido poeta y en la mañana al despertar con resaca bajaban con el ataúd a cuestas para dirigirse hacia el cementerio y así sepultar los restos del escandaloso poeta junto a los restos de su Hermano fallecido años atrás. Iban justo a pasar por el frente de la Casa de Moneda (palacio de gobierno) con el ataúd en hombros cuando el cúatico poeta se vuelve a levantar de la muerte y dice: No quiero que pasen por el frente del cuartel general de esos políticos retutatutetas, llévenme por esta otra calle para pasar frente a "La Piojera". Y Nuevamente volvió a caer
sin vida en su ataúd. Así fue como se fueron por otra calle y justo al pasar por "La Piojera" todos los comensales brindaron con sus copas en alto en dirección del ataúd del estúpido poeta y todos quedaron borrachos brindando con vino tinto y comiendo empanadas con arrollados.
Al llegar al cementerio sepultaron los restos mortales, junto a los restos del Hermano del estúpido poeta y después todos se retiraron. Pero desde esa tumba se perciben risotadas y gruñidos que muy pocos escuchan.
Blízard

3 comentarios:

Mayte dijo...

Tus palabras siempre arrastran a la verdad y al arte. Un abrazo grande que disfrutes de estas fiestas con tu gente más querida.

Bikos siempre.

Poetiza dijo...

Agradable leerte, bella tu inspiracion amigo. Gracias por tus lindas palabras para estas fechas. Que pases momentos inolvidables en estas fiestas. Besos, cuidate.

Anónimo dijo...

si k dejaste volar tú imaginacion...atrapas en tus relatos....
besoss de yo.