viernes, diciembre 25, 2009

Un Simple Aprendiz de Asceta, El Pozo


Yo estuve allí y lo escuché hablar, lo escuché comunicar con humildad, siendo un simple ser. Desposeído de la vanidad, egolatría, ambición y además nadie le daba importancia a sus letras y palabras arrancadas desde las profundidades de su atormentado ser.
Yo estuve allí y pude algo entender lo que él quería decir y él utilizó una metáfora para dar a entender lo que supuéstamente somos ante la Nada y el Todo.

Dijo que el mundo y sus criaturas son una burbuja y para encontrar la Liberación del Ser, uno debe romper aquella burbuja a través de las Virtudes: Humildad,
Valentía, Misericordia y Sacrificio, para así conocerse a si mismo, escuchando los sonidos ancestrales que vienen desde el eco reverberado del alma que esta al otro lado clamando Liberación. Las criaturas somos las que habitamos e interactuamos dentro de la Creación, alrededor del pozo de agua, en donde percibimos el cielo, las estrellas, las flores y un sin fin de Emociones, siendo así Emocionalmente adiestrados. Pero en el pozo por debajo del agua sin fondo, hay otro plano dimensional desde el cual emergen intrínsecos sonidos que se liberan en nuestro soñar y nos llevan a volar. La situación es clara al querer descubrir lo que realmente somos, eres Emocional o Virtual. Lo Emocional siempre nos mantendrá en este lado del pozo y lo Virtual nos llevará al otro lado, en las profundidades del angustiante ser, al otro lado del pozo a través de la Humildad, Valentía, Misericordia y Sacrificio para encontrar lo que realmente somos y con mejor Nivel de Conciencia percibiremos lo Absoluto del significado de esta Creación.
Sólo que no hay guías espirituales, libros, milagros, ritos, ni maquinas que te puedan transportar hasta el otro lado del pozo. Sólo tú, con tu conocimiento podrás llegar allá cuando hayas realizado tu destino en lo vivencíal, liberándote de la transmigración, según los azares del destino, sin ayuda de nadie y allí te darás cuenta de lo que realmente es la caverna de mi soledad, tu soledad.

Eso fue lo que él dijo, lo que dijo aquel insignificante ser que pasó desaperbido bajo su estúpido disfraz para observarnos y archivar esa valiosa información de cada uno de nosotros, la cual nadie podrá cambiar ante lo que él observó en su parecer. Nunca más le volví a ver y saber de él, eso fue y eso dijo aquel aprendiz.
Cíerzo

4 comentarios:

Arantza G. dijo...

Solo un momento en mi retiro para desearte toda la felicidad del mundo.
A primeros de año vuelvo al blog, espero tenerte otro año más como amigo.
Besos

AnGie... dijo...

Paso a dejarte un cariñoso saludo de Navidad y deseos de un super año nuevo!!!!!

saludos

Anónimo dijo...

lo que más deseo es, poder llegar más allá del pozo....y estoy segura que ya no sentire soledad, al contrario,mi alma por fin será libre, y sentire la tan ansiada paz...
besoss pá ti.

Ishel dijo...

Como siempre tus palabras me embriagan de armonia, mi querido centauro.
Mis saludos desde mi ausencia