jueves, febrero 18, 2010

Morir


Estaba harto, harto de vivir en ese estilo de vida en donde me ocultaban el mundo real, el mundo que hoy conozco gracias a mi rebelión. Abrí los ventanales de mi habitación de par en par mientras la luna cómplice de mi acto iluminó mi caminar por los arbustos hasta saltar la alta reja y así encontrar mi libertad. Caminé por la carretera para salir del bosque, pero mi Padre me vino a buscar y tuve que internarme en el bosque para escapar, queriendo escapar me refugié en el bosque y de allí nunca más pude salir. Hoy recuerdo lo que me sucedió en aquel bosque donde fui presa de esta maldición, fui acorralado por bestias sedientas que de mi cuello se alimentaron, ambos cuellos, después en mi pecho clavaron sus colmillos y ya agonizante en mi entrepierna bebieron con sus sensuales lenguas de mi sangre chorreada, esa noche fue mi primera muerte y con el tiempo noté que cada vez que me alimentaba de bellas jóvenes más de la vida me alejaba. Tuve que ocultarme en mi caverna y la vergüenza de ser en lo que me convertí y así mi leyenda creció por los pueblos en donde habité, como un feroz chupa sangre sin redención. En estos tiempos llevo a cuestas mi pasado de bestia, ya no me alimento de mortales, he aprendido a mantenerme, pero tengo la gran necesidad de una compañera, una compañera de la cual en su cuello alimentarme y recorrer todas sus cavidades con mi lengua aguda, clavar mis colmillos en sus senos mientras eufórica me dice hazme tuya, tuya, tuya . . ., mordisquear sus muslos y nalgas bebiendo todas sus emociones hasta que en mí se convierta, se convierta en mi pareja recorriendo tabernas y bares observando la vida de los mortales. Vago en la soledad de mis calles y de vez en cuando miro a la argenta Selene pidiéndole que no me incite a morder a las bellas Damas que he conocido en mi tenebroso viaje, pues Ellas han sido inocentes en sus deleites, mas debo terminar algún día en los brazos de quien he buscado en mi desesperante trance para en sus brazos descansar y así quizás morir de una vez dejando atrás en lo que me convertí en aquel bosque mientras estaba agonizante.
Cíerzo

15 comentarios:

Inoportuna dijo...

a ratos el bosque me deja ciega, a ratos no quiero salir del bosque, y siento culpa...

te leo.

Huayat dijo...

Querida Inoportuna, el bosque posee sus encantos y decepciones, sólo hay que vivir, pero con cierto recato.
Salud-os desde mis calles obscuras.

Alís dijo...

¿ambos cuellos???

No sé si te resultará fácil encontrar esa compañera, planteas sugerentes propuestas, pero mezcladas con otras un poco temibles...
La imagen asusta (claro que yo soy asustadiza, sobre todo con algunos temas)
Interesante lectura ésta
Un abrazo

Alís dijo...

.

Arantza G. dijo...

Qué peligro...ajaja
Metáforas que destrozan los cuellos más sensibles. Uyyy salgo corriendo no vaya a ser....
Besos amigo.

Huayat dijo...

Querida Alís, sólo son palabras con matices de leyenda mezclados con algo de conjunción poética. Quien lea le dará orientación al contenido, no por eso significa que soy un chupa sangre. Un abrazo fraterno. Ah y lo de ambos cuellos, es algo complejo, no puedo explicártelo, queda a tu imaginación, jo, jo, joo.
Salud-os desde mi escritorio de piedra.

Querida Arantza, no hay necesidad de salir corriendo, como dice el texto ya no se alimenta de mortales. Un abrazo y besos Amiga.
Salud-os desde mi sarcófago.

Alís dijo...

Huayat, se llama ironía y no pensé por este texto que seas un chupasangre. No soy quien para tomar los textos literalmente, del mismo modo que espero no se haga así con los míos.
Qué lástima, ¿de verdad vas a dejar a mi imaginación lo de los dos cuellos? Miedo me doy.
Un abrazo

Huayat dijo...

Querida Alís linda tú. Un abrazote enérgico y hartos cariños fraternos.
Salud-os desde mi sentido locuaz.

Anónimo dijo...

Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir. (Robert Louis Stevenson)

Deva dijo...

Saltar por la ventana del mundo conocido y adentrarse en el bosque sin un mapa es de valientes o de locos;antes de encontrar el sitio donde asentarse hay muchos barrancos que cruzar,fieras que matar y hadas que encontrar y solo los fuertes aguantan sin volverse locos.
Si buscas la Luz solamente,ella te encontrará,y llegará la paz al Alma,esa que te dice¡ confía!.
Abrazos de esperanza

Huayat dijo...

Querid@ anonim@, has tocado algo valioso en mí y es que he olvidado como vivir y mi obstinación me lleva por senderos cada vez más desconocidos, en todo caso camino con honradez. Sería bueno saber por último un nombre dentro de tu anonimato.
Salud-os desde mi precipicio en perdición.

Querida Deva, también eres certera, pero esa luz y fe no alcanza para mí, sólo puedo viajar con mi espada (Verdad) y mi escudo (Lealtad), y quizás algún día encuentre mi paz. Un abrazo fraterno para ti.
Salud-os desde mi eje en constante rebelión.

Anónimo dijo...

Mi nombre....Alma.

Huayat dijo...

Querida Alma, gracias por despejar la bruma de incertidumbre y curiosidad que tenía hacia ti, espero seguir contando con tus comentarios y amistad, y si es posible saber más de ti.
Salud-os desde mi sana intención.

Morgana Moonlight dijo...

La libertad de la noche necesita de alguien con quien correr juntos, como los lobos, los vampiros no son tan diferentes, ambas criaturas del abismo lucen mortíferos pero es ahí donde reside su gran pasión.

¿Y si aquella acompañante también fuera una vampiresa que sale de cacería y de repente te encuentra?, me pregunto lo que pasaría...



Besos tenebrosos con afilados colmillos.

Blessed Be!

Huayat dijo...

Morgana Bruja querida, habría que ver que sucede en ese encuentro que dices, ¿que sucedería?, pienso yo que sería un encuentro instintivo devorándose ambos en su pasión. Besos y caricias para ti.
Salud-os desde mi bosque en extinción.