martes, febrero 02, 2010

Sólo Para Tus Ojos



Nadie, nadie tiene derecho a mis poemas que he escrito en Sólo Para Tus Ojos, esos poemas que escribí con la mezcla de mi sudor y sangre en mi agónico estado, esas, esas letras ardientes que forjé en el temple de mi tormentosa alma mientras dormías en el confort y regocijo de mis conjuros que te buscan para enseñarte de lo mío, nadie más que tus ojos podrán leer de mis escritos guardados bajo las raíces de los árboles de mi exuberante bosque embrujado en donde te he dejado el rastro para que obtengas tus armoniosas y bellas alas escondidas bajo la mirada atenta de ciertos astros.

La Luna y el Sol buscarán hurguetes en la tierra y
los Humanos ofrecerán reinos y ambrosías por el paradero de mis poemas que escribí mientras yo moría en tus brazos ansiosos. Por ti moriré y a ti dejaré el rastro del secreto de mi creación en Sólo Para Tus Ojos, Sólo Para Tus Ojos serán nuestros poemas inéditos e insólitos escritos de mí para ti.
Cíerzo

6 comentarios:

Arantza G. dijo...

Versos solo para unos ojos...que bello escrito.
Sensibilidad a flor de piel.
BEsitos amigo

Mayte G. dijo...

Bello y delicado.

Un bikiño.

deva dijo...

Qué bonito eso de "solo para sus ojos"...Mucha sensibilidad denotan tus letras,mucha dedicación y ¿tormento?.Para mí también es un placer comunicarme contigo.
Paz y serenidad desde el otro lado del océano.
Abrazos

Adrianina dijo...

Claro, sólo tus letras y vos podrán protegerla de miradas indiscretas.

Bello y sutil.

Bsitos.;-)

Alís dijo...

Hermoso tributo a esos ojos que seducen tu escritura e inspiran tus deseos, aunque otros ojos nos muramos de curiosidad.
Te había perdido, Húayat. No sé por qué no me llegaron los pertinentes avisos de tus actualizaciones. Espero que no ocurra de nuevo y pueda seguirte con asiduidad.
Un abrazo, desde mi curiosidad

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, Húayat:
Dichoso es aquel que muere entre los divinos brazos del amor... Me fascinan la belleza y entrega que desprenden de estas letras... Salutaciones, amigo mío.
Un gran abrazo.