lunes, marzo 29, 2010

Aquella Singular Flor


Allí en esa habitación de un sexto piso se estaba realizando el sublime acto de entrega, de entrega de una Mujer a un Hombre y de un Hombre a una Mujer. Los tragos y la música de Sade fueron los estopines, los iniciadores de la explosión de besos y caricias entre los dos cuerpos que se devoraban entre si. El nombre de Ella no lo mencionaré, también el de él, pero ambos en aquella habitación ardían en el infierno de la sensualidad y la lujuria de los cuerpos desnudos lamiéndose en aquella posición, Ella devoraba por entre sus pliegues vaginales a la tan peculiar brasa fálica que la penetraba fraguando sus libidos líquidos en aquella tan exquisita humedad que mejor lubrica. Jadeaba y jadeaba sentada encima de él para así devorarlo cada vez mejor, sus senos se agitaban en completa libertad como palomas queriendo volar, sus cabellos mojados por el sudor caían por entre su cuello rozando sus pezones que ebullían desesperados buscando los labios de él, los muslos de Ella anclados estaban a las caderas de aquel masculino ser y las manos de él apretaban, masajeaban sutilmente la espalda de Ella siempre buscando una mejor posición para escarbar dentro de aquella tan preciosa cavidad que en toda su profundidad lo desafiaba a llegar hasta el fondo con esos lascivos movimientos que ambos sabían hacer muy bien, la boca de él se mantenía en constante movimiento entre los senos y los coquetos hombros femeninos que no dejaban de danzar arqueando la ondulante espalda para así erectar más a los benditos pezones que emanaban el polen de su atracción. Ella se estabilizaba con sus manos aferradas en la espalda de él, mientras erguida se sentaba en la pelvis masculina y así sentirse Mujer que todo, todo lo quiere, quiere disfrutar con esas tan deseadas sensaciones que se producen en la unión de un Hombre y una Mujer. La atmósfera de aquella habitación era densa debido al aleteo de suspiros y susurros en su pulular por toda la habitación y el aroma de su inhibida y candente sexualidad. Ella no dejaba de jadear alojando en su entrepierna al tan deseado aparato viril que la llevaba a otros mundos conocer y que Ella dentro, dentro de Ella, dentro de su femineidad lo mantenía sujetado con su uterina pared, pared que con la fricción de ese nervioso rollizo se dilataba para luego hacer presión y así catapultar la sensación de volar, volar en los espasmos arrancados desde su tan exquisita cavidad que tanta bondad entrega cuando recibe a quien realmente la sabe explorar y explorar en la amplitud de su cuerpo y la sincronía que se siente al empujar, besar y acariciar para juntos caer en la tormenta sexual y sentir su devoción, caer sintiendo toda, toda su profundidad invadida y aferrado envolviendo con sus brazos el cuerpo de tan bella Mujer. Ya extenuados cayeron retorciendo sus cuerpos con los espasmos y lento respirar, cayeron entre los pétalos de aquella singular flor indicando su tan esperado clímax y demostraciones de felicidad, sus bocas se envolvieron entre si, para luego susurrarse al oído "gracias por hacerme tan feliz" y después de una ducha y otros tragos se volvieron a incitar, eso quizá lo cuente en otra vez.
Cíerzo

11 comentarios:

Un Colibrí Viajero dijo...

Singular/particular
pero tan bello que invita sedce a degustar leyendolo una vez mas.
Niño es un deleite pasar a visitarte! cálido abracito!

Alís dijo...

Veo que has encontrado lo que buscabas. Te felicito por ello.
Un abrazo

Morgana Moonlight dijo...

Interesante ambiente, le agregaría un incienso de maderas orientales y unos almohadones de seda que rozaran la piel de los amantes... quizás algunas frutas para humectarse mutuamente y así seguir devorándose...


Besos.

Wassail !!!

La Tentación dijo...

Infierno?... yo lo llamaría la gloria.

Rodolfo Cuevas dijo...

Húayat:
Es un escrito bello, un poema que arde. Te felicito, amigo.
Un gran abrazo.

reltih dijo...

bueno, el men uno ya se imagina quién es. el resto fulll, bacan de erotismo.
un abrazo

Intro dijo...

Me encanta como describes el acto sexual, me fascina, porque al leerte, lo siento dentro de mí.

Es la primera vez que te comento como Intro, ya que he estaba como Arabia.

Besos.

Húayat dijo...

Mi linda Colibrí, Silvia querida Amiga, que grato es saber que es de tu gusto. Un abrazo y beso fraterno para ti, mi linda Amiga trasandina.
Salud-os desde mis penumbras en revolución.

Alís, mi linda Amiga, la búsqueda va más allá de lo habitual y mundanal, es algo que retuerce mi ser. Besos y abrazos fraternos.
Salud-os desde mi constante evolución.

Morgana, mi linda hechicera, siempre hay algo más que agregar y eso lo saben muy bien Uds. lindas Damas, es por ello que siempre estamos detrás de la maravillosa Mujer. Besos mi linda Amiga.
Salud-os desde mi vergel.

Tentación, mi tentadora Amiga, entre el cielo y el infierno se produce un horizonte en el cual todos queremos llegar. Besos con penumbras de Tentación.

Rodolfo, querido Amigo, gracias por tus bondadosas letras y tu modestia, gracias. Un abrazo.
Salud-os desde mi teclado.

Reltih, Amigo querido, de lo que se trta es de mantener en el anonimato a los protagonistas. Un abrazo.
Salud-os desde mi escritorio.

Intro, mi linda Arabia, me alegra saber que es de tu gusto, trataré de mejorar. Linda tú, un beso y abrazo fraterno.
Salud-os desde mi innovación.

Mariana dijo...

CRIS:
¡uff,arden inextinguibles las llamas de la pasión!!
Brindo por ello!!A disfrutar!!!
Cariños amigo!

MTeresa dijo...

Qué bien expresada
la sensación del placer
al alcanzar el orgasmo,
cuán profunda se esparce
la semilla del amor,
un abrazo

Húayat dijo...

Mariana, mi linda Amiga, pues salute y más salutes por la pasión. Besos Amiga mía.
Salud-os desde Morrisón Bar.

M'Teresa, Amiga querida, sólo son ideas que se me ocurren y quizá algún podré experimentar. Un beso mi linda Amiga.
Salud-os desde mi claustro monacal.