miércoles, marzo 17, 2010

La mía Colina de la Emoción


Hay un precipicio en mi alma enmarcada por la vorágine del vivir, este es el Precipicio de Vivir y tiene un balcón, mi Balcón Estelar desde donde salgo en la noche a volar, volar, volaaaar, dejando atrás el Acantilado de mi Ser llegando hasta ti entrometiéndome en tu dormitorio para observarte dormir y con mis lentos susurros despertarte llevándote conmigo a la Colina de la Emoción, luego romper mis alas para habitar en tu corazón observando tus ojos que me representan la luna y el sol.

Estando en la mía Colina de la Emoción, mis manos desalojan tu cuerpo de tu vestir para observarte desnuda en plenitud y así besar tus labios que me quieren devorar haciéndome tuyo sin dejarme escapar, mientras besas mi boca yo me alojo entre tus piernas para sentir tu singular humedad, te tomo de la cintura y te elevo entre las nubes cargadas de ansiedad acomodando tus piernas en mis caderas y con tus brazos en mis hombros no me dejas de besar, besar, puedo sentir tus nalgas en el aire y con mis yemas de los dedos froto sutilmente tu botón marrón para después seguir con tu vulva humedecida en desesperación para que te haga mía, mía y lo serás.

Sentir tus senos rozando mi pecho que palpita por ti en mi deseo de hacerte feliz, mientras tus coquetos hombros se posan en diferente posición para devorarlos mejor y tú ya efervescente empiezas con el inicio de atrapar en tus pliegues femeninos mi deleite sexual y cada vez más lo haces entrar en tus jadeos encajándolo en la fricción y roce entre tus jugos que produce tu maravillosa cavidad que aflora esa exquisita humedad y así me lubricas mejor haciéndote temblar en tus espasmos vaginales, mientras te alimentas de mi cuello, quijadas y labios en tu grandioso frenesí sin dejar de ronronear para que te penetre más, más, más, una de mi manos en la curvatura de tu espalda y la otra en el medio de tus nalgas empujándote hacia mí en ese movimiento sincronizado de nosotros dos para obtener la máxima sensación de poseernos en nuestro rito de amor y ya cuando comienzas a lanzar al rededor esos fenomenales ya, ya, ya, sí, sí, siiiiií . . . , y no dejas de tragar toda la mía virilidad que se emplaza en tu ardiente vagina que quiere todo de mí para que invada toda tu profundidad atravesándote hasta llegar a tu corazón besando languidamente tus pezones color fruñudue y luego caer en el laberinto de tu tan envolvente y esplendoroso ah, ah, aaaaaaaaaaaaaah que lanzas con mucho énfasis y gimiendo casi sin voluntad alojando tu sudada frente en mi hombro para descansar y con tus uñas rasgando mi espalda en tu cómoda y confortante posición haciéndome sentir tu voracidad de fascinante Mujer que no deja de moverse para sentir mi masculinidad en ese trance tan especial, mezclando nuestra química sexual desbordada en tu entrepierna que hirviendo está por mi dureza que no te quiere abandonar mientras doy masajes con mis manos en la piel de tus caderas para acomodarte mejor y rendida te abrazas a mí gimiendo y respirando lento en señal de que te has realizado en tu instinto de ardiente Mujer que siempre quiere más, más, más, Mujer siempre quieres mas . . . , para desvariar y sollozar en tu éxtasis de sentir plena felicidad y ansiosa por compartir entre tú y yo, para luego volver a comenzar en otra posición, te adoro, te adoro . . . Mujer.

Me encantaría hacerte sentir bien, bien, sentir tu femineidad, tu húmedo afluente, tu jadeante danzar en mi virilidad, tu alma de cálida y desbordante Mujer, me encantas Mujer, quisiera yo, quisiera yo poder en la noche sacarte a pasear por mis Catacumbas en Penumbras y así compartir nuestros jadeos y voluntad sexual, quisiera yo . . .
Cíerzo

5 comentarios:

Alís dijo...

Muy ardiente tu texto. Transmite puro fuego.
Un abrazo

Arabia dijo...

Me he quedado maravillada al ver que conoces bastante bien a la mujer en cuanto a su placer sexual.

Un beso.

Húayat dijo...

Mi linda Alís, gracias andaré con el número de teléfonos de los bomberos a mano, por si acaso, pero la verdad no lo necesito ya que he vuelto a mi claustro monacal. Un abrazote, gracias.
Salud-os desde la Caverna de mi Soledad.

Mi intrigante Arabia, sólo son cosas que yo imagino, pienso que pueden ser así, aún mantengo mi castidad, pero no le cuentes a nadie, ¿ya?. Jo, jo, jo. Un beso y abrazo fraterno mi linda Amiga.
Salud-os desde la mía Colina de la Emoción.

BB dijo...

... Y yo que tengo un problema con los abismos, precipicios,acantilados y barrancos, leo esto y sin pensarlo me lanzo... y releo

Bueno Huayat.
Un abrazo
BB

Un Colibrí Viajero dijo...

Lanzarse.. siempre.. y dejar que lo hagan con o por una ... pues es un placer sublime, saluditos caballero soñador?