viernes, marzo 26, 2010

Depresión


No sé, si soy yo él que está perdido en la vida, o son Uds., mas espero ser yo y a nadie contaminar con mis enigmáticas compañeras "Soledad y Tristeza". Opto por retirarme a mi caverna para quizás escribir un poema, un poema que describa lo que siento, que describa esta tarde de otoño la cual llena de ansiedad a mi alma marchita y las tiernas brisas que sedosas me acarician.

Escribir un poema, un poema que transmita vida, la vida de los Niños que esperan y que sirva para entendernos a nosotros mismos en nuestras caprichosas situaciones de vida. Un poema que sea el vórtice entre las Emociones y Virtudes, y quizá entenderme a mi mismo siempre reconociendo mis tantas estupideces que cometí.

Esta tarde de otoño quiero caminar silente observando como en mí se extingue la vida y me destrozo sangrándome a mí mismo para escribir estas sencilla letras, letras que espero que sean las últimas y así no escribir más.

Esta tarde quiero sentarme un rato en aquella banca de este solitario parque y en la tupida alfombra de hojas secas descansar para a las aves observar como hacen de las suyas y después proseguir mi deambular por el camino que los arboles me han de enseñar y desaparecer, desaparecer no queriendo habitar más en esta ambigüedad.
Cíerzo


9 comentarios:

AABB dijo...

Se sienten tus letras. Que sea eso un escrito..

Un abrazo
BB

BB dijo...

Se sienten tus letras. Que sea eso un escrito..

Un abrazo
BB

Alís dijo...

El otoño suele contagiarnos de nostalgia, pero éste que tenemos todavía parece verano. Abre las ventanas e imprégnate de su luz.
Húayat, no me gusta este texto, no me gusta que digas que será el último. Valen las palabras si son un desahogo, pero no te hundas con ellas. Lo que un día parece gris, otro día parece plata, y no es una cosa ni otra, o es ambas.
Levanta el ánimo. Queda mucho por vivir y mucho por hacer.
Un fuerte abrazo, de corazón

MTeresa dijo...

Pensé que te habías equivocado
¡aquí es primavera!
Para esto sirve internet
para que el mundo esté unido
sin importar países ni latitudes.
El otoño es propicio para
la nostalgia y la melancolía,
escribe y supera esa sensación
de tristeza y soledad.
Aquí estamos tus amigos
y te seguimos
Un abrazo

Un Colibrí Viajero dijo...

Todos tenemos esas tardes de otoño pero no solo por la fecha ni la estación si no por sentirlo dentro de esa forma,podría explayarme y decir tanto de lo leido, pero sabes? solo te deseo dejarte lo que mas me parece oportuno segun mi personalidad y es un abrazo de esos calidos tiernos y en silencio.
Cuidate.
Silvia.

reltih dijo...

fue casi como un hachazo en el pecho!! expones endeblez, fortalezas y dudas. el existir es muy complejo, pero al final todo lo remedia una buena jugada de un maldito sueño.
un abrazo

deva dijo...

Solo la soledad apreciada es buena compañera de viaje,ella es la que te descubre y da calma y es por ello que muchas veces en esa soledad cree uno descubrir una tara,un deficit.No hay nadie mejor que uno mismo en el momento que se está,todos estamos en el sitio que debemos estar solo hace falta paciencia para Ser y lo demás llegará a su debido momento.LLora,siente y déjate fluir sin miedo y saldrás de ahí con aire renovado siempre que tengas la fuerza de dejar atrás las cosas que te hacen daño.
Valor y fuerza te sobran,te espero a la vuelta de tu silencio con besos en el corazón

La Tentación dijo...

La soledad también nos puede traer cosas buenas, pero la tristeza lo dudo... arriba esa cabeza para que puedas apreciar los pequeños detalles que te rodean... un abrazo!

Rodolfo Cuevas dijo...

Húayat:
Amigo, sé que eres un guerrero universal, un shamán, como le llamaban mis ancestros taínos, y los gladiadores de tal estirpe se sobreponen siempre a cualquier adversidad. Te deseo que la fuerza y el poder del Sol, del Mar y de la Tierra te acompañen siempre, amigo Húayat.