viernes, abril 02, 2010

Un Simple Aprendiz de Asceta, "El Nazareno"


Yo estuve allí, yo estuve allí y lo recuerdo, ahora lo recuerdo, lo recuerdo, recuerdo al "Carpintero de Nazaret". Yo en esos entonces recorría las riberas del mar mediterráneo en la tierra de Canaán y en un puerto me enteré que en las colinas de Nazaret andaba un predicador de la libertad y así fue como hasta las colinas de Nazaret llegué. Me costó dar con el Nazareno, y lo encontré predicando en las colinas fuera de la ciudad, y sí que me fascinó escucharlo a él con su tan nítida comunicación con la cual se explayaba a su rededor, su tan honesta espiritualidad tocando las fronteras del ser, su bondad para con el prójimo radiando que hay algo mejor, su tan fraternal forma de actuar dándole de su tiempo a las personas y que así lograran entender, la humildad con la que se desenvolvía en sus pasos sin pretender ser más que los demás, fue toda una divina sensación que me mantuvo atento ante su mensaje de luz. El predicaba la "Liberación del ser" y sus dardos en palabras iban en dirección en contra del imperio romano y a los religiosos de las sinagogas que explotan la humildad del ser e ignorancia humana ante la vida y la Creación. Yo lo escuché y pude sentir su manto fraternal liberando a las personas y así enseñarles a pensar para elevar su nivel de conciencia social, pero no todos le podían entender ya que él hablaba de las Virtudes en el ser y no todos saben lo que realmente es la Virtud, muchos lo oían pensando que era un hombre santo enviado por Dios y si estaban con él, pensaban que al paraíso irían después de él, pero dentro de su ignorancia no entendían lo que el Nazareno realmente les quería entregar. Yo lo escuché y no tuve duda en que él era el "Portador". Sí, sí, sí al fin había dado con el "Portador", tras mi largo peregrinar había encontrado al Mesías que milenios atrás habíamos perdido en el túnel existencial (transmigración). Yo sabía quien era él, pero él no sabía de mí. El Nazareno un hombre Virtuoso, un ser de luz, pero también Emocional y de entre la unión del "Portador" con "María Magdalena", una bebé nació, pero eso fue después que al Nazareno lo clavaran a la cruz tras la traición de sus supuestos apóstoles . Lo seguí en secreto durante meses y me pude percatar del embarazo de María Magdalena y estaba claro que el Portador pronto iba a morir para luego renacer en el nuevo cuerpo de su hija en cognación. Fue horroroso ver como lo denigraron y clavaron sus brazos al cielo y su preciosa sangre corría por su cuerpo hasta llegar a la tierra que lo vio nacer, mis lagrimas corrían por mis mejillas al percibir su extrema bondad y aún siguen corriendo mis lagrimas al recordar la imagen del martirio que él tuvo que sufrir, su agonía, su calvario, su dolor y mensaje de amor puro, que resignado él miraba en su entorno con sus ojos llenos de bondad y humildad ante quienes lo sacrificaban debido al poder político, terrible fue el hecho que yo no pudiese hacer más, pues sabía que su sangre continuaba en el vientre de su única Mujer, María Magdalena lloraba y lloraba en conjunto con María, la Madre que lo parió y cuidó durante su niñez y adultez, la Madre que parió al Cristo en toda su bondad. Fue atroz el calvario de Jesús en su sufrimiento ante la humanidad, bajamos el cuerpo sin vida, el cuerpo material de aquel ser luminoso que murió ante el poder de la sociedad, le sepultamos llenos de dolor, un dolor que no he podido olvidar. Ya después seguí tras María su Madre y María Magdalena que portaba en su vientre la continuación del Carpintero de Nazaret.
María Magdalena fue perseguida y aborrecida por su condición de haber sido la compañera del Carpintero y los seudos apóstoles la negaban por el ego de ellos pretender haber sido más cercanos a Jesús. Nació la criatura que portaba en sus venas la sangre y continuación del Cristo, María Magdalena le llamó Sara y al tiempo tuvo que huir con su bebé, pues era asechada por los soldados y espías de los sacerdotes que querían saber más. Fue una noche en la cual vinieron por María Magdalena y Sara, la hija de Jesús, para detenerlas y allí yo hice mi intervención en conjunto con mis ángeles y demonios para salvar la vida de la continuación de Jesús. Los guardias fueron todos muertos por mi jauría y yo herido de muerte quedé, María Magdalena pudo huir con la hermosa Sara y en la clandestinidad tuvo que vivir para sobrevivir a lo que ellos llaman ley y yo con el tiempo morí debido a mis heridas de aquella noche y una vez más caí en el túnel existencial. Y ahora he vuelto a renacer y acá estoy esperando para cuando tenga que volver a actuar, persiguiendo a nuestra ansiada "Libertad". Ahora, tú saca tu propia conclusión.
Cíerzo

8 comentarios:

La Tentación dijo...

Él siempre espera que nosotros estemos dispuestos a actuar, no quiere tibios.

Que tengas una excelente noche.

Pescador dijo...

Interesante tu propuesta escrita Huayat, aunque no parece nada de loco lo que dices....para pensar en estos tiempos.....Veo que la tentación vino a dejarte una manzana.....

Intro dijo...

Resucitemos,
y arranquémonos de esta tierra,
volemos con Jesús
con María y Sara
y miles mas...

Besos.

Húayat dijo...

Tentación, la idea es tener claro nuestros lineamientos y desde allí tener un accionar. Besos mi linda Tentadora amiga.
Salud-os desde mi frente.

Pescador, gracias por tu atención a mis letras locuaces, de poder disfrutar de aquella manzana sublime sensación. Abrazos mi querido Raul.
Salud-os desde mi necesidad por la vitamina C.

Intro, mi linda Amiga, ya llegará el día que podremos juntos volar, el vuelo de nuestra Tribu que anhela tanto nuestra amada Libertad. Besos y abrazos para ti.
Salud-os desde balcón estelar.

vuelo de hada... dijo...

Que bonito recuento/homenaje el que haces.
Y haces referencia a una libertad siempre anhelada.
Un abrazo de pascuas

Maya dijo...

Ni la mejor película de estas semana.

Como va mi querido amigo????

Maya

Mariana dijo...

CRIS:
aquí estoy amigo!para decirte que es muy claro y encantador lo que has escrito...
Te sigo, un beso desde la playa...:)

BB dijo...

No lo dudo... magia en tu relato.

Recibe un fuerte abrazo
BB