domingo, junio 13, 2010

De Qué


De qué sirve tener un cuerpo, tener manos y boca sí no te puedo tocar y besar, de qué sirve que yo tenga vida sí conmigo no estás, no estás . De qué sirve que yo escriba sí no me lees, de qué sirve esparramar mi sangre en estas letras sin consolación sí conmigo no estás. De qué sirve que te busque entre mis sábanas sí tu dichoso cuerpo no puedo palpar y tu fragante aroma percibir. De qué sirve que yo muera lentamente debido a tu no presencia material. De que sirve el mar sí contigo no puedo pasear entre la arena mimándote y juntar caracolas, sólo para ti. De qué sirve mi vida sí conmigo no estás, de qué sirve mi calor corporal sí contigo no lo puedo compartir.
Aún sigo con la ilusión de contigo poder estar y pasear para acariciarte entregándote de mí, lo mejor, no demores porque sin ti, nada soy. Te adoro mi tan hermosa Mujer, Mujeeeeeer, Mujeeeeeeeeeeeer, Mujeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer, te adoro y te idolatraré por siempre mi tan ansiada Mujerrrr.
Cíerzo

6 comentarios:

Alís dijo...

Algo sé de esas obsesiones que en vez de acercarnos al objeto de deseo nos alejan de él.
Tu vida merece la pena por sí misma, por ti mismo. Lo demás llegará cuando no lo estés buscando, te sorprenderá distraído.

Un abrazo

reltih dijo...

ufffffffff, muy agónico deseo.
un abrazo

BB dijo...

Me hacia falta volver a leer tus intensidades
Hombreeeeeeeeeeeeeee!!
Un abrazo
BB

Malena dijo...

Esa mujer llegará atraída
por tus versos enredados en su piel, tatuados en su alma..

Gracias por.. Ser!
TQ,

Male.

Bss!

Kroston dijo...

la agonía de estar solo, sin alguien a quien abrazar, tocar, besar; sin alguien que te abrace, toque y bese, es una desdicha que he sentido más de lo que quisiera compañero, por eso me conmueve mucho tu escrito
Saludos

Horacio dijo...

Coincido con Alis, todo llega, un abrazo.