viernes, junio 04, 2010

La Vida II, Perro Callejero


La existencia es como un reloj de arena y nosotros somos cada granulo de arena, mientras estamos en la burbuja superior de cristal para traspasar el cuello cristalino cayendo a la burbuja inferior cambiamos de vida. En la burbuja superior del reloj de arena Creacional fuimos y en el precipicio que produce el cuello cristalino vivimos el presente. En otras palabras yo fui humano, mientras estaba en la ampolla superior, otro aspecto, otro género de la "Creación" y ahora en el presente he nacido nuevamente como "Un Perro Callejero" y recuerdo que en mi vida anterior conocí a una bella Dama la cual me acompañó hasta que morí y ahora que soy un perro callejero quiero volver a estar con la Mujer que me entregó el regocijo de ser amado con sus tan tiernas caricias.

No sé, poco recuerdo, pero tengo en mi mente canina la bella sonrisa de aquella bella Mujer y quisiera reencontrarla, pero vago por calles que antes no conocí y sigo errando por las calles en la búsqueda de la sonrisa de mi tan "Amada". A veces duermo en plazas o casas desiertas y miro en las noches a las estrellas buscando el rostro de la que fue mi adorada compañera, para por último siquiera lamer sus manos y moverle mi cola para darle las gracias por ser tan, tan, tan hermosa.

Vago por las calles como un perro callejero en busca de mi Amada y si no la encuentro en esta vida canina, espero reencontrarla cuando ya caiga a la burbuja inferior de este reloj de arena.

Amada mía, te buscaré en donde sea, ya sea en forma humana, canina o la que me toque vivir en esta "Creación" llena de incertidumbres para estar a tu lado cuidándote y seguir percibiendo tus encantos de maravillosa Fémina.



Cíerzo

5 comentarios:

reltih dijo...

fulll tema mi perro amigo. todo un sabueso rastreador de musas.
un abrazo

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Húayat querido:
Que bello todo esto que aquí dices, amigo; entonces somos ya dos perros callejeros en busca de su dama: tú y yo; por algo eres mi cachorro favorito.
Un gran abrazo, perro amigo.

Arantza G. dijo...

La búsqueda del otro; un constante peregrinar por la vida y la eternidad
Muchos besos amigo

Pescador dijo...

Mi recordado amigo, aqui un perro callejero burgues que gusta del buen vino y fumar tabaco en una especial pipa...me uno a la manada callejera (pero con retorno al redil), para brindar por los granos de arena que somos en esta vida...Recibe un abrazo fraterno.

Kroston dijo...

Aullémosle a la noche, porque ella nos hace recordar que alguna vez fuimos humanos, visibles a los ojos del amor y a los dardos de cupido. Ahora, cubiertos de pelos, desgarbados y jadeantes solo nos queda bagabundear por la ciudad, olfateando con nostalgia los lugares que nos parecen conocidos.

Un perro amigo.