domingo, diciembre 05, 2010

Alucinando XIV


Lleguamos hasta el planeta Tierra y estaba la media trifulca (la media caga'ita) entre los Musulmanes, Judíos y Masones por obtener el poder absoluto en la tierra debido a que el gran imperio intergalàctico había sido destruido por mi intervención.
Llegué en la misma astronave y no les dí la pasa'a (cochinada sexual) a las fogosas Venusinas y me despedì con un gran abrazo de los celosos Marcianos, pero yo sabía que las golosas Venusinas no se quedarìan tranquilas, me retiré sigiloso hacièndome el hue'òn y caminé y caminé, y al rato de algunos pasos empiezo a escuchar gritos de desesperaciòn de las Venusinas dicièndome: no te vayas, ven àndate con nosotras, ven, ven, vente con nosotras. Mientras los celosos Marcianos metían a la fuerza a las Venusinas dentro del volillo platador, el volillo platador despegó y se perdió entre la sensualidad de las nubes que me venían a saludar con una dócil y gentil llovizna que abrazaba mi maltratado cuerpo entregándome esa sutil humedad en mi piel y cabellos y en cada momento la llovizna más se acentuaba regando mi cuerpo y rostro, sintiendo la gracia de la vida.
Tras mi odisea intergalàctica ya habían llegado a la tierra las noticias de mis aventuras, llegaron a través del "Deja Vu Express" y mi fama creció y creció. Fue sublime la recibida que me dieron las féminas terrícolas, habían filas y filas de Damas que esperaban tener alguna entrevista del tercer tipo conmigo, sí hasta SADE y LISA STANFIELD me pidieron matrimonio, pero yo ni ahí con Ellas, sólo comentè a la prensa que si Ellas no me buscaron cuando yo fui un ezklabo (Obrero) ahora me buscaban sólo por el interés, cosa que no soportaba yo. Siempre busqué la humildad y originalidad en una Mujer, prevaleciendo "Amor y Orgullo" para juntos caminar en la senda de la "Verdad y Lealtad".
Me interné en un sanatorio mental para pasar desapercibido y no me siguieran joteando las féminas terrestres que solo fama querían alcanzar, además me interné en el manicomio para poder construir mi máquina infernal con la cual destruiría la religión y política que aun reinaba en el planeta Tierra. Religión y política siendo estos los pilares del fastuoso sistema que a través de sus tentàculos gobernaba y ezklabisava a la clase obrera, estos dos pilares yo debía destruir.
Después de 7 semanas y media de estar encerrado en mi habitación en compañía de mi fiel compañera Manuela Palma, ya tenía acabada mi infernal máquina, era un alambique feroz que al alimentarlo con garabatos y churrines femeninos entregaba un destilado puro con el cual quien lo bebiese diría, gritaría la verdad en toda dirección y con ello mi "virus poema" tomaría mayor condensación en tonalidad y fulgor, y el humano sabría la verdad de la Creación. Pero a mi alambique feroz le faltaba una fuente de calor que fuese poderosa y el calor del fuego no bastaba y se me ocurrió la gran solución de instalar en mi alambique feroz un nido de hormigas cahuineras las cuales a través de sus pelambres producirían el suficiente calor para destilar el líquido tan necesario para un mejor vivir y así conseguir que mi "virus poema" floreciera entre la humanidad.
Ya tenía todo listo y haría funcionar mi alambique feroz el 14 de Febrero en el día de San Calentìn, pero los mal nacidos Yankees a través de sus redes de espionaje me robaron mi alambique feroz y se lo llevaron detenido (en cana) a Huantanamo, y el juez dictaminó una millonaria multa la cual yo no pude pagar debido a que me tenían bloqueadas mis tarjetas de crédito insurrecto. Me deprimí durante muchas semanas seguidas y ya después mandé mi ultimátum que a mi demonio Epictates enviaría a New York y que quienes quisieran salvarse tendrían que colgar pescados en sus puertas para que mi demonio Epictates no se llevase a sus primogénitos. Dejé la media cagada, pues esa noche me pegué una borrachera atroz y resucité en mi tercer día y ya a los 3 días los pescados que la gente había colgado en sus puertas ya estaban con la lengua afuera, fétidos, no se habían lavado los cayos y además llenos de moscas, uhagg que asco, toda la gente en New York andaba vomitando debido a mi negligencia alcohólica. No pude concretar mi segundo plan, así es que el tercero consistía en que los habitantes de New York se fueran a las montañas para desalojar la ciudad sin mirar atrás, ya que serían convertidos en sal quienes osaran mirar hacia atrás. Yo destruiría New York y en tres días lo volvería a construir, ese fue mi último mensaje que envié a través de mi W.C.@hotmail.com que hacía circular desde mi retrete hacia las alcantarillas que se conectaban a todo el mundo. Pero . . .
Cìerzo

2 comentarios:

MAR dijo...

QUE CREATIVIDAD A BORBOTONES MY GOSCHHHHHHHHHHHHH.
FELICITACIONES, MUY ENTRETENIDO POST!!!.
:)
Saludos desde Venus.
mar

Carla dijo...

Vaya, las de Venus siempre servimos de inspiración para muchas cosas...pero que te roguemos? jajajja, que buena ilusión ;)
Un agrado leerte, te visito luego (es largo el viaje a Venus)

C.P