jueves, diciembre 09, 2010

Mi Pececillo Dorado


Hoy he despertado tarde y no pude ir a trabajar, debido a que mi pececillo dorado que mantengo en la pecera de mi velador no me a despertado y él sabía que tenía que despertarme y también se quedó dormido soñando. En primera instancia me he disgustado con mi pececillo dorado y enojado le tiré un cubo de hielo en su pecera y mi pobrecillo pez dorado al rato tiritaba de frío y mucha lastima me dio en conjunto con sentido de culpa por mi desagravio. Lo tomé de la pecera y le serví un café, además le di un antigripal para que no se me resfriara mi pobrecillo pez dorado y le he jurado que nunca màs yo cometería este tan terrible acto. Ahora volvimos a ser amigos con mi pececillo dorado y le he prometido que voy a traerle una pececilla dorada para que no esté tan solo mientras yo estoy en mi trabajo. Qué sería de mi amarga vida sin mi pececillo dorado, ah y si alguièn conoce a una pececilla dorada, por favor que nos ponga en contacto.
Cìerzo

6 comentarios:

Mayteღ dijo...

Que dulce!!!

Mil besiños Huayat.

MAR dijo...

Primero casi lo matas de odio y luego casi lo matas de amor!!!.
jajaja.
Saludos
mar

MAR dijo...

Es un honor.
:)
mar

EMBRUJADA dijo...

Què serà? ....

EMBRUJADA te dijo...

Querido amigo huayat, no dispongo de mucho tiempo, pero aprecio a los amigos del blog y aunque queden algunos dìas me gustaria desearte que pases unos dias felices, sobre todo si te gusta la navidad.




Mil besitos de tu amiga Embrujada .

reltih dijo...

TÚ Y TUS LOCURAS!!!! EXCELENTE TEXTO.
UN ABRAZO MI LOCO Y PERRO AMIGO.

MTeresa dijo...

Un cuento precioso
tierno
y muy navideño,
se nota que te ha afectado
el virus de la época,
ya sabes
¡el amor!