domingo, noviembre 13, 2011

Un Simple Aprendiz de Asceta, Adiestrando al Humano

Después de haber liberado en la atmósfera del planeta a nuestro espécimen predilecto, tuvimos que cuidar de él para que no fuera presa de las bestias ya existentes. Tuvimos que enseñarle a utilizar los 4 elementos (agua, tierra, fuego y viento) y a interactuar en tribus para que así se fortalecieran y lideres se formaran. Les enseñamos conocimientos básicos de agricultura y caza, además a forjar algunos metales, pero aun así necesitaban de nuestros conocimientos. Les acompañamos a través de la materia y nos materializamos con nuestra virtual circunstancia y manejando la fuerza de gravedad por los aires nos desplazabamos para que las tribus tuvieran fe y esperanza y provocamos algunos hechos a los cuales ellos llamaron milagros y así emergieron sacerdotes que aprendieron a adiestrar y sugestionar a su pueblo con castigos para los malos actos y nosotros pasamos a ser sus Dioses benefactores y con ello nosotros obteníamos nuestra tan especial sustancia.
Todo fue fácil en un comienzo hasta que los Semidioses empezaron a tener conciencia y en contra de nosotros se avalanzaron por lo intrínseco de su conocimiento ante lo que llamamos humanos.
No está lejano el momento en donde los Semidioses juntarán las piezas del espejo roto y con ello se reiniciará el universo para volver a ser lo que fue en un comienzo.
Cierzo

4 comentarios:

Lucía Camila Leiva dijo...

Hace mucho que no pasaba por este espacio...te mando un saludo.

Mayte dijo...

Cierzo y su belleza entre palabras!

Un abrazo.

ReltiH ReltiH dijo...

ME TRAMA ESE NUEVO MUNDO.
SIEMPRE UN GUSTAZO VISITAR ESTUARIO.
UN ABRAZO

Catalina Pianola. dijo...

hola! pasaba a saludar. :)