domingo, febrero 19, 2012

Escena V

Una vez que ya ambos cuerpos se fusionaban en el tiempo de sus placeres sexuales en los que se abatían en el fulgor de querer entregarse el uno al otro para percibir aquella tan deleitante y extasiosa sensaciòn que les llevaba a querer estar juntos y asì hacerse trizas en la emociòn de la necesidad de ambos para sentirse vivos en aquel tan sabroso placer de penetraciòn y dilataciòn con armònicos movimientos de querer traspasarla entera abriendo con sus manos aquellas frondosas nalgas que lo querìan todo, todo, todo, hmmmmmmm. Los cuerpos unidos de la aparente bruja y el seudo vampiro se mezclaban entre sudor, jadeos y fricciòn de sus òrganos sexuales hasta quedar sin aliento, la complementaciòn de ambos cuerpos se realizaba durante la noche en el candor de sus efervescentes sensaciones carnales hasta quedar exhaustos, pero fue una noche de luna llena en la cual ambos singulares seres quedaron desprovistos de sus aparentes entidades en el momento en que èl ataca ferozmente a ella con su viril lanza la cual entraba y salìa de aquella ardiente vagina que palpitaba produciendo una catarata de jadeantes respiros que tornaban el aire dificultoso y denso, y ella ida en su coital sentir sin pensarlo y quererlo, inconscientemente en un instante locuaz clavò sus colmillos en el hombro de èl hasta llegar a su cuello para luego sangrarlo bebiendo de su vital líquido que corrìa de su cuello, pecho hasta su pelvis bañando en sangre su viril miembro que se entrelazaba en los pliegues vaginales y èl al sentirse herido y sangrante responde con un gutural aullido mientras acababa en la cavidad femenina chorreàndola con su viscoso semen y su aullido fue muy agudo el cual se escuchò por varios kilometros al rededor y al final acabò con un tosco uaaagggggdddttttt mientras con sus garras arañaba la piel de la espalda de ella para luego caer tumbado casi sin respiro e ido en su frenesí sexual.
Asì fue como en aquella noche de extrema lujuria quedò claro cada identidad de la singular pareja, la bruja ya no era tan sòlo bruja, tambièn era vampiro y èl seudo vampiro no era vampiro sino que era un verdadero licántropo y cada uno con un destino en la creaciòn.
Los dioses cada vez màs agudizaban sus dimensiones para seguir aquella trama que comenzò en un entonces.
Cierzo

miércoles, febrero 15, 2012

Escena IV

Ahí estaban los dos cuerpos desnudos y rendidos, jadeando y respirando agitados entre las arrugadas sábanas después de haber vivido la estrepitosa marejada de sensaciones en el cáliz sexual que desataron con sus más íntimos sentimientos durante la noche de sus placeres. El cuerpo de la bruja estaba eclipsado entre el cuerpo del seudo vampiro y ambos se acariciaban sutilmente mientras recuperaban el aliento y vitalidad. Habían bebido durante la noche tragos de martini con vodka, más una aceituna sevillana en cada copa, también bebieron de sus incitantes frutos sexuales para así sentirse vivos queriendo compartir lo mejor de ambos. Pero durante la noche entre tragos y tragos había colapsado la mente del aparente vampiro por su manía de sentirse un semi-dios, pero la hermosa bruja emprendió las estupideces del delirante ser que la acompañaba y así continuaron juntos en su arte amatorio.
Los dioses atentos seguían con lujo de detalles dimensionales cada acto en la escena IV de la singular pareja que habían unido a través de un avatar y así expectantes esperaban los hechos de la próxima escena V.
Cierzo

lunes, febrero 13, 2012

Pensando en ti

Quiero pensar en ti, sólo que de tanto pensar en ti, se me acabó el saldo de pensamientos, pero igual me endeudo sólo para seguir pensando en ti. Por qué será qué tanto pienso en ti.
Cierzo